LA CORTA Y TRISTE VIDA DE MI ADORADA BELIZE

LA CORTA Y TRISTE VIDA DE MI ADORADA BELIZE

Cuando Belize llegó a nuestras vidas era una maravillosa gatita de unos pocos meses de edad totalmente sana, simpática y con una larga vida por delante llena de esperanzas que, a pesar de haber sido abandonada tan pequeñita, estaban por llegar.

En el refugio pensábamos que, al ser una gatita tan preciosa, con un carácter envidiable y tan joven pronto encontraría la familia ideal que le daría todo el cariño que ella necesitaba.

Primeramente estuvo en una casa de acogida donde pasó unos meses muy feliz, por fin sintió que alguien la quería y que los sufrimientos habían acabado…. Pero para su desdicha, no habían hecho más que empezar.

Después entró en nuestro refugio donde se convirtió en una de las gatitas que organizaban todo entre los habitantes de nuestro pequeño rincón felino del Refugio Sierra Nevada. En este mundo Belize era muy feliz, se le notaba que día a día había encontrado un lugar donde encajaba, se sentía medianamente libre, y tenía el cariño de todos los que pasábamos por allí. Además de que había conseguido el respeto de los otros gatitos que compartían su vida con ella.

El tiempo iba pasando y todos sus compañeros se iban marchando para vivir en un hogar donde los esperaban con anhelo. Pero ella seguía en el refugio. No es que estuviese mal, pero seguramente pensaba, … yo porque no tengo la suerte de los otros. Lo que ella no sabía es que lo peor aún estaba por venir.

Un día llegó aquello tan deseado por todos nuestros gatos. Una maravillosa familia alemana se interesó por ella para que formase parte de sus vidas. Y Belize salió de viaje, un largo, largo viaje de 24horas para reunirse con aquella familia tan maravillosa y que tanto la deseaba.

Estando allí empezó a encontrarse malita, tenía problemas de gingivitis que no curaban bien, y después de muchas pruebas descubrieron que una enfermedad, que hasta ahora no había salido en ninguna de sus analíticas, se cernía sobre ella. Era la fatídica LEUCEMIA, algo que hasta ese momento no había dado la cara.

Aquella familia que tanto la había querido durante unos meses decidió que debía ser sacrificada, a lo que nos opusimos y la trajimos de regreso a nuestro refugio, su refugio, donde ella había sido feliz.

Y con nosotros convivió durante casi un año donde fue recuperándose de ese gran golpe que fue el segundo abandono de su corta vida.

Pero no todo acabó aquí, de pronto algo nos hizo a todos tener una esperanza, unas estupendas chicas quisieron adoptarla para que conviviese con su gato diagnosticado también de leucemia. Por fin Belize iba a tener su golpe de suerte. La vida le sonreía de nuevo. De nuevo tenía nuevas esperanzas en el futuro.

Se fue con su nueva familia a principios de año donde todo parecía ir fenomenal, la querían, ella los quería, jugaba con su nuevo compañero de vida y todo parecía ir maravillosamente bien. Por fin Belize había encontrado la felicidad y viviría muchos años con los cuidados de su nueva familia.

Pero, en muy poco tiempo, Belize se encontró muy malita, un derrame de pleura la llevó a la clínica veterinaria y allí aún está luchando por su vida. Un nuevo golpe que ella está intentando superar, porque sabe que después volverá a estar con esas chicas que tanto la quieren y que le han dado esta oportunidad que ella no va a dejar escapar por nada del mundo.

Pero Belize aún no sabe lo peor, y yo no se lo diré nunca. Esa familia tampoco la quiere ya con ellas.

Ella seguirá luchando, y si es posible que salga adelante, que yo estoy segura de que si, porque es más fuerte que muchos de los humanos que la rodeamos, volverá con nosotros a nuestro refugio, a su refugio, donde ella ha sido tan feliz y tanto la hemos querido. Le espera un estupendo verano tomando el sol, comiendo chuches, oyendo música clásica que tanto le gusta y  llevándole la vida al resto de los inquilinos de la villa de los gatos en nuestro Refugio Sierra Nevada.

Belize ponte buena pronto que todos te estamos esperando, no te dejes vencer, que aún te quedan muchas caricias, besos y mimos de parte de todos los que no hacemos otra cosa que pensar en ti.

¡¡Recupérate pronto, por favor!!

Sin ti nuestro refugio no será nunca el mismo.

Si alguien quisiera compartir su vida contigo sería bienvenido, pero si no hay nadie que te quiera ya estamos nosotros para ser tu familia como lo hemos sido para Lomolindo, Moira y Bianchi.

Cosasdegatos.org

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.